Mascarillas Coronavirus

¡Conoce en qué circunstancias es necesario utilizar este elemento de protección personal!

mascarillas coronavirus¿Para qué sirven las mascarillas para Coronavirus?

Como el Covid-19 es un virus con una tasa de contagios muy elevada, debemos actuar con la premisa de que cualquier individuo puede ser portador de la enfermedad. El coronavirus puede transmitirse mediante el aire y el contacto con superficies infectadas. Por este motivo es que el lavado de manos y cubrir nuestra nariz y boca es lo mejor que podemos hacer para reducir las probabilidades de contagio.

En consecuencia, es necesario utilizar una mascarilla cuando interactúas con otras personas al momento de salir de tu hogar. Es un elemento de protección personal por excelencia, que evitará que el virus se transmita por la vía oral. Es una forma de cuidarnos a nosotros y al resto.

Las mascarillas solo serán de utilidad si usted combina su uso con una serie de recaudos. El lavado constante de manos antes de colocarnos o retirarnos este elemento será fundamental. El protector facial debe cubrir por completo la boca y la nariz. También debe quedar ajustado a nuestro rostro para evitar que las bacterias ingresen por los costados.

Al momento de retirarnos la mascarilla es importante que siempre lo hagas desde los elásticos. Lávate las manos antes y después de retirarla. Desecha este elemento de forma segura.

¿Qué tipos de mascarillas para Coronavirus existen?

En la farmacia encontrarás dos grandes grupos. Por un lado las mascarillas quirúrgicas, cuya utilización se recomienda para el personal de salud. Son las más costosas y eficaces, aunque son difícil de conseguir ya que los gobiernos compran la totalidad de su producción para los centros médicos.

Las mascarillas de protección respiratoria conforman el segundo gran grupo. Las mismas se caracterizan por filtrar el aire que inhalamos al respirar, siendo su capacidad la que determina su calidad y costo. Las FFP1 tienen una capacidad de filtrado del 78%, las FFP2 un 92% y las FFP3 un 98% de eficacia.

La Organización Mundial de la Salud recomienda utilizar las mascarillas homologadas como FFP2 y FFP3 respectivamente, ya que son las únicas que poseen la capacidad de evitar el ingreso de virus y bacterias.

Debido a la explosión mundial en la demanda de estos elementos de protección, muchos gobiernos restringieron e incluso prohibieron la compra de los mismos, con el objetivo de reservarlos para los médicos y las personas con síntomas de la enfermedad.

En consecuencia, recomendaron a la población en general la fabricación de mascarillas caseras, las cuales ofrecen prestaciones similares si son elaboradas correctamente.

Las telas de algodón y poliéster son consideradas como la mejor elección para confeccionar un protector facial casero, ya que poseen una capacidad de filtrado del aire del 70%, similar a la protección ofrecida por las mascarillas FFP1. Para elevar el porcentaje de filtrado de esta tela, se recomienda confeccionar mascarillas con doble capa de algodón y un bolsillo entre ambas. En este bolsillo debe colocarse una servilleta plegada, la cual se reemplazará cada vez que utilices este elemento de protección. Así obtendrás el nivel de filtrado de aire similar a un protector facial quirúrgico.