Mascarillas faciales

La implementación en la población en general del uso de estos elementos, es considerada como uno de los principales mecanismos de protección contra los contagios de coronavirus.

¿Para qué sirven las mascarillas faciales?

Es un mecanismo de prevención de contagios contra la pandemia que azota a la humanidad en este último tiempo. Es un método eficaz siempre que se coloque correctamente y esté fabricado con los materiales adecuados.

Las mascarillas faciales tienen que cubrir la boca y nariz en su totalidad. Asimismo debe estar bien sujeta al rostro para evitar que queden espacios en los costados. Esto se debe a que el nuevo coronavirus se contagia principalmente por vía respiratoria.

Su uso se recomienda a toda la población, ya que en el desarrollo de nuestras actividades diarias podemos estar en contacto con personas infectadas sin estar al tanto de ello.

¿Qué tipo de mascarillas faciales existen?

En las farmacias encontrarás de tres tipos: FFP1, FFP2 y FPP3 respectivamente. Las FFP1 y FFP2 están pensadas para el público en general, ya que poseen capacidades de filtrado de aire más que suficientes para nuestras actividades, siempre y cuando lo complementemos con la distancia social y el constante lavado de manos.

Las FPP3 por su parte, están recomendadas para los médicos, enfermeros y cualquier persona que esté en contacto con pacientes Covid-19 positivos. Son consideradas mascarillas quirúrgicas debido a sus excelentes prestaciones.

Las mascarillas nombradas anteriormente son desechables, es decir, de un solo uso.

Por otra parte, dispones de la posibilidad de confeccionar o comprar mascarillas caseras reutilizables. En este caso recomendamos únicamente utilizar aquellas que cuenten con dos capas de tela de algodón.

Asimismo es ideal que este elemento disponga de un espacio entre ambas capas de telas de algodón. Dicho espacio debe utilizarse para colocar un papel servilleta, el cual se reemplazará cada vez que utilices la mascarilla casera. Este papel tendrá como función repeler las partículas que no puedan ser absorbidas por la primera capa de tela.

La principal ventaja de las mascarillas caseras de algodón es que puedes reutilizarlas. Siempre que finalices con su uso debes lavarla con agua y jabón antes de volvértela a colocar.

¿Cómo utilizar una mascarilla facial?

Independientemente de si el elemento es desechable o reutilizable, existen una serie de recomendaciones avaladas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) para colocar y retirar este elemento de forma segura.

  • Para colocarnos la mascarilla facial: primero tienes que lavarte las manos con abundante agua y jabón para no contaminar el producto. Cuando lo coloques procura que tu boca y nariz queden cubiertos por completo, ya que son los lugares por los cuales el virus puede ingresar.

Mientas utilices el protector facial no lo toques en su parte frontal. Cuando el mismo se humedezca significa que es el momento de cambiarlo.

  • Para retirarse la mascarilla facial: tome ambos elásticos y retire la mascarilla asegurándote que tus manos no hagan contacto con la parte frontal. Deseche el producto si es descartable o lávelo con abundante agua y jabón si es reutilizable. Por último lávate nuevamente las manos.